Make your own free website on Tripod.com

header.gif

400 Conejos

Lo que la oruga llama muerte,
el resto del mundo llama mariposa...

Inicio/Acueil | Nosotros/Nous | Encuentros/Rencontres | Espectáculos/Spectacles | Talleres/Stages | El equipo/L'équipe | Prensa/Presse | Contacto/Contact

 

Las piedras hablan a gritos.

Los antiguos dioses siguen diciéndonos cosas con su lengua de nopal,

de maguey,

con su lengua color de tierra,

con su lengua oculta entre los bosques.

 

El camino es uno y hay que recorrerlo.

La muerte que viene todos los días

Es la puerta de la vida.

 

Lo que la oruga llama muerte

El resto del mundo llama mariposa.

 

Para los nahuas, los conejos representaban a los pequeños y poderosos dioses del pulque, el vino del maguey: El espíritu del vino.

Pero no solo eso, sino también a las pasiones humanas, que pueden destruir o hacer crecer. Los conejos son el elan vital, la libido de Freud,

la pulsión de vida… que puede llevarte a la muerte.  Para los griegos, Dyonisos es el dios del caos, el frenesí, el vino y sus efectos.

 El “irracional” Dionisos es la contraparte necesaria del “razonable” Apolo.

Para todas las culturas, las fiestas de fin de año son un momento de derrochar lo trabajado en todo el ciclo.

La fiesta y el trabajo se equilibran.

Se regresa a la tierra lo que la tierra nos dio.

Es por eso que nahuas y griegos y todas las culturas, después de la cosecha celebraban cometiendo todo tipo de excesos.

 El fin del año, en diversas culturas, ha sido elegido como el momento del nacimiento de Dios (Huitzilopochtli, Dyonisos, Jesucristo).

 Hemos hecho un encuentro libérrimo entre los mitos nahuas con los griegos. Los mitos del maguey unidos a los mitos dionisiacos.

El punto de encuentro: la muerte como perpetuo renacer. Hemos buscado articular.

 No se trata de antropología, ni de rescate folklórico. Ese no es nuestro trabajo.

Ha sido jugar con el teatro a descubrir en nosotros mismos nuestra propia manera de cerrar ciclos y abrir otros nuevos.

 Este es el resultado del trabajo unido de muchas personas. Es el resultado del trabajo de manos jóvenes que  han encontrado en el teatro el vehículo para transformar el grito en palabra: La Palabra que funda, la Palabra que da sentido, la Palabra que es común.

 Jóvenes mexicanos y jóvenes franceses que unieron esfuerzos para hablar de la vida y la muerte como lo mismo.

 Por cierto: ¿Cómo se dice “dios” en náhuatl? TEO ¿Y en griego? TEO, también.

Guillermo León

Este espectáculo fue creado ex profeso para ser estrenado en el Primer Encuentro Tequio México Francia, en la Sala La Rotonde, de Lyon Francia, en noviembre de 2003

 

conejito.jpg

musica.jpg


Enter supporting content here

Tequio México Teatro